Un informe refleja que el número de empleos ha crecido en un 0,13% en 2019. Sin embargo, cae la cifra de facturación.


Los empleos generados por las franquicias han crecido en un 0,13% en 2019 alcanzando así las 294.231 personas trabajando para el conjunto del sistema. Los datos pertenecen a la radiografía sobre el sector que ha elaborado la Asociación Española de Franquiciadores y que se refleja en el informe ‘La Franquicia en España 2020’.

Según se desprende del informe, el número de redes de franquicias se ha incrementado en un año en un 0,36% suponiendo que al finalizar el año pasado en el sistema se registraron 1.381 redes de franquicias, o lo que es lo mismo, 5 redes más que en 2018.

Cinco redes más que en 2018

De las redes de franquicias que hay en la actualidad, un 82% de ellas, esto es 1.132, son de origen nacional, mientras que un 18%, es decir, 249 proceden del extranjero. Las franquicias extranjeras que existen en España provienen de 26 países, entre los que destacan Francia, de donde son 56 marcas, Estados Unidos, de donde son 46 de ellas, Italia, con 44 franquicias, Reino Unido, con 16 y Alemania y Portugal, con 14. En total, hay 5 redes más que a finales de 2018, 2 nacionales y 3 extranjeras.

Caída en la facturación

Sobre la cifra de negocio de las franquicias, a final de 2019 los datos de los que disponía la Asociación Nacional de Franquiciadores era que se habían generado 26.154,3 millones de euros, un descenso del 5,9% con respecto al año 2018 cuando se alcanzaron 27.707,2 millones. Ello se debe, según se explica en el informe a la caída de ventas en el sector de la Alimentación, que pasó de facturar 9.695,9 millones de euros en 2018 a los 8.300,1 millones contabilizados en 2019, lo que supone un descenso de 1.395,8 millones de euros.

A pesar del descenso, el sector alimentario fue el que más facturó con un total de 8.300,1 millones de euros. Le siguieron el sector de la hostelería, restaurantes y hoteles, que facturó 2.496,4 millones, lo que supuso un incremento de 11,2 millones; y el de la hostelería o comida rápida, que ingresó 2.257,8 millones, lo que supuso 533,1 millones menos.